sábado, 2 de abril de 2011

Escultura barroca europea: Francia

ESCULTURA BARROCA EN FRANCIA
La escultura francesa del XVII, al igual que la arquitectura, tuvo carácter oficial y cortesano, prevaleció la exaltación del soberano y las principales personalidades de la Francia del Barroco. La obra religiosa pasó a un segundo plano y fue sustituida por retratos, estatuas o monumentos funerarios. Además, la arquitectura palaciega demandó de la escultura numerosos encargos para la decoración interior y de los parques y jardines que rodeaban los principales edificios.
La ortodoxia clasicista promovida desde la Academia tuvo en François Girardon su más directo exponente; sin embargo, a finales de siglo el gusto declinó hacia el espíritu más barroco de Pierre Puget. Sobresalen las siguientes obras:
Apolo atendido por las ninfas, de François Girardon: los jardines de Versalles sirvieron de escenario perfecto para el programa alegórico de la fábula de Apolo; la secuencia que se iniciaba con el nacimiento del dios en el estanque de Latona culminaba en la Gruta de Tetis con el auxilio de las ninfas; sofisticada composición en forma abierta y bajo un concepto paisajístico próximo al helenismo, lo que resulta evidente en el ademán del Apolo sedente.

Retrato de Luis XIV, de Antoine Coysevox: original y naturalista retrato de honda captación realista, pudiéndose comparar con los antiguos retratos romanos; destaca la libertad de movimientos y la aparente improvisación de la composición.









Milón de Crotona, de Pierre Puget: esta obra ha sido comparada con el David de Bernini; sus anatomía se halla también en tensión incontenible, organizándose las figuras en una unión casi perfecta, sobre todo la mano de Milón y el árbol en que se apoya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada